miércoles, 23 de septiembre de 2015

SERVICIO DE EMERGENCIAS ESPIRITUALES (Lucas 10:25-37)




SERVICIO DE EMERGENCIAS ESPIRITUALES




Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia;  y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. Lucas 10:33-34


INTRODUCCIÓN
En la Parábola del Buen Samaritano, encontramos una tremenda enseñanza de nuestro Señor Jesucristo sobre la forma en que se debe ayudar a otras personas. Podemos comparar los pasos que siguió el samaritano, con los pasos que sigue el personal de los servicios de emergencia cuando atiende a la víctima de un accidente o enfermedad repentina. Recorramos juntos la escritura para disfrutar de esta enseñanza, pidamos al Señor que impacte nuestra vida, para estar preparados para atender a los necesitados, tanto en lo físico como en lo espiritual.
ESTUDIO
1.       Se acercó. Para servir a otras personas, el primer paso es bastante sencillo, usted debe acercarse. No podemos estar al tanto de las necesidades de nuestro prójimo en la distancia, tenemos que acercarnos. De esa manera podemos contemplar de primera mano y con todo lujo de detalle el dolor, la enfermedad, la agonía, el sufrimiento, el temor, y cualquier otra tribulación por la que nuestro prójimo este pasando. Fue eso exactamente lo que hizo nuestro Señor Jesucristo, cuando decidió volverse un hombre mortal, dejando su majestad en los cielos, para vivir como cualquiera de nosotros, y estando en esa condición de debilidad decidió entregar su vida en rescate por la nuestra  (Filipenses 2:5-8). Se mantuvo firme en su decisión hasta el final, mientras recibía cada golpe y cada latigazo, mantenía la mente fija en un pensamiento: “los amo y no voy a permitir que vayan todos al infierno”.
2.       Le curó las heridas. Cuando estamos frente a la necesidad y somos cristianos nacidos de nuevo, nuestra respuesta espontánea es atenderla. No podemos pasar desapercibida la miseria de otros, tenemos que poner manos a la obra. En primeros auxilios, la labor de curar una herida es muy importante, evita que se produzca en el cuerpo de la víctima una infección, que de no tratarse apropiadamente puede costar la vida del herido. La curación remueve toda la suciedad que de forma inmediata esta contaminando localmente, pero que cuando permanece más tiempo en el cuerpo, puede extenderse. Esa es exactamente la forma en que opera el pecado, se introduce en nosotros y nos ataca inmediatamente, pero cuando ese veneno circula por nuestro corazón, termina matando nuestra relación con Dios, y condenándonos a una eternidad de sufrimiento. Atendamos las necesidades físicas, pero no descuidemos las necesidades espirituales.
3.       Se las vendó. Cuando la contaminación ha sido retirada del cuerpo del lesionado, debe evitarse que entre nuevamente, eso se logra aplicando un vendaje, que evita que los tejidos blandos dañados estén expuestos y susceptibles de ser nuevamente viciados. Cuando se esta ministrando la vida de una persona, es importante reconocer cuando es necesario aplicar medidas de protección adicionales, para que pueda completar su recuperación espiritual y no caiga de nuevo en una situación similar o peor. Estas medidas incluyen tiempos especiales de devocional regularmente, en los que puede entonar alabanzas, leer pasajes de la escritura y orar por sus propias necesidades, o por las de otras personas. Estas medidas protectoras deben ser ejecutadas con un compañero espiritual que fortalezca el caído, y le levante el ánimo cuando se sienta cansado, desanimado, derrotado o frustrado.
4.       Lo montó sobre su propia cabalgadura. Brindar el transporte apropiado a las víctimas de un accidente o enfermedad, puede hacer la diferencia entre una incapacidad temporal o una permanente. Existen técnicas especiales para movilizar a una víctima de un accidente, diferentes a las usadas en el caso de emergencias médicas. Estas técnicas son fundamentalmente medio manuales de trasladar a un necesitado y requieren de un significativo esfuerzo físico. Muchas veces servir a otras personas requerirá que nos despojemos de nuestra propia comodidad, y es nuestro deber hacerlo, hay cosas mucho más importantes que lo material. La eternidad de la personas es más importante (Lucas 6:27-36). Debemos cuidarnos de no ser parciales con nuestro cuidado de otros, evitando caer en los errores cometidos para el sacerdote y el levita del relato. Jesús murió por todos, y le dio la oportunidad de la vida eterna a todos, nosotros no podemos actuar de otra manera.
5.       Lo llevó a un alojamiento. El cuidado de emergencia incluye el transporte a un lugar seguro, donde pueda recuperarse de sus lesiones. El cristianismo no puede vivirse de manera aislada, somos parte de una familia en Cristo. Nuestra relación con otros cristianos es muy importante para nuestro crecimiento, tanto como nuestra comunión personal con el Señor. Cuando somos parte de una comunidad de fe, Dios puede usar a más personas para ministrarnos. Por todo esto, es crucial motivar a cualquier recién convertido a buscar una iglesia en la que pueda reunirse regularmente, para aprender junto a otros cristianos acerca de Jesús. El escritor de la Epístola a los Hebreos, escribió que no debemos dejar de congregarnos (Hebreos 10:25). Es decir que no debemos dejar de reunirnos para adorar al Señor en unidad. Hebreos también hace énfasis en que las reuniones de los cristianos sirven para animarse los unos a los otros.
6.       Lo cuidó. Ya estando en un resguardo apropiado, el accidentado necesita ciertas medidas de control, alguien debe monitorear constantemente sus signos vitales, como respiración, pulso, temperatura y presión arterial. Esto sirve para conocer oportunamente si los cuidados están siendo efectivos, y la condición del paciente esta mejorando,  o por el contrario, debemos cambiar el tratamiento, ya que se nota que no hay progreso o que esta empeorando. De la misma manera, los ministros del evangelio en la iglesia local, son los encargados de organizar en la congregación un mecanismo de cuidado de las ovejas, tal como le pidió Jesús a Pedro en cierta oportunidad (Juan 21:15-17). De tal manera que pueda controlarse constantemente los signos vitales espirituales de los hermanos, y apoyar oportunamente cuando hay una necesidad. El amor es lo que debe ser evidente en nuestras relaciones (Juan 13:35).
7.       Pagó por él. Servir a nuestros semejantes requiere salir frecuentemente de nuestra zona de comodidad, a veces es necesario hacer sacrificios que quizá no estamos preparados para hacer. Pero sea cual sea la situación, si tiene la posibilidad de salvar una vida, por favor ¡hágalo! Salvar una vida, sea en lo material o en lo espiritual es una de las cosas más importantes que como ser humano podrá hacer (Proverbios 24:11). Quizá durante muchas ocasiones no sepa exactamente que es lo mejor que puede hacer, pida dirección al Señor y actúe, le aseguro que Dios le revelará algo que usted puede hacer para ayudar. Para algunas labores necesita entrenamiento específico, si puede tomarlo hágalo. En otras ocasiones podrá contribuir con su apoyo a los que estarán en el frente (Romanos 10:14-15). Pero en muchas ocasiones una palabra dicha a tiempo, puede hacer una gran diferencia (Proverbios 15:23).
CONCLUSIÓN
Buscamos en la escritura los indicios de un Servicio de Emergencias Espirituales, y encontramos un protocolo especialmente diseñado para la atención de las víctimas del pecado y la maldad, dictado por la única autoridad que tiene jurisdicción sobre nuestra eternidad: Jesús, Nuestro Salvador. En lo material, el personal de los Servicios de Emergencias Médicas tiene todos los días la oportunidad de presentarse durante incidentes graves, donde el tiempo de respuesta es crucial para salvar una vida, donde si hubieran llegado 15 minutos después, una persona más habría muerto, es una labor divina sin lugar a duda. En lo espiritual, es evidente que la oración durante muchos años por una persona alejada al Señor, puede romper grandes murallas de prejuicios o amargura, que evitaban que las personas lleguen a Cristo. Es posible ver como Dios restaura en el púlpito a un ministro del evangelio, después de varias décadas de apatía. Ganar un alma para Cristo es una de las decisiones más inteligentes que puede tomar (Proverbios 11:30).

LA DECISIÓN MÁS IMPORTANTE DE SU VIDA
Dios le ama, y entregó a su hijo Jesucristo es rescate por usted (Juan 3:16). A pesar que todos los seres humanos somos pecadores, y esto nos condena a la muerte eterna (Romanos 3:23). La consecuencia del pecado es la muerte, pero Dios le ofrece un regalo, la salvación por medio de Jesús (Romanos 6:23). Usted puede ser un hijo de Dios, recibiendo a Jesús como su salvador, creyendo en su nombre (Juan 1:12). La forma de hacer esto, es confesar nuestros pecados a él en oración;  él que es fiel y justo, le perdonará (1 Juan 1:9). No espere más, él esta tocando la puerta de su corazón en este momento, para iniciar una relación personal con usted, que cambiará su eternidad (Apocalipsis 3:20). Recíbalo como su Salvador hoy.


miércoles, 31 de diciembre de 2014

EL VALOR DE LOS NIÑOS EN EL MINISTERIO DE JESÚS (Marcos 10)



EL VALOR DE LOS NIÑOS EN EL MINISTERIO DE JESÚS



“Dejad a los niños venir a mí” Marcos 10:14

INTRODUCCIÓN

Los niños tienen la máxima importancia en el Reino de Dios. El Señor Jesucristo demostró por medio de su ministerio en la tierra, que no hay nada más relevante en el servicio cristiano, que servir a las necesidades de los más pequeños. Ellos tienen un lugar privilegiado en el corazón del Maestro y atentar en contra ellos es considerado una falta grave. Recorramos los versículos de la escritura, buscando las evidencias de esta opción preferencial de Jesús por los niños, de modo que tengamos razones suficientes para modificar nuestro orden de prioridades, para otorgarles a los niños el lugar que se merecen.

ESTUDIO

Le presentaban niños para que los tocase (v13). La frase “le presentaban” tiene la implicación de repetición, nos indica que era algo común ver que llevaran niños a las reuniones donde ministraba Jesús, seguramente los niños querían estar con Jesús, puedo imaginar como se iluminaban sus rostros al estar frente al Rey de Reyes. Los “niños” de los que habla este pasaje, podían ser de varias edades, eso nos recuerda que nadie es demasiado joven para encontrarse con Jesús, y sin lugar a duda, en tanto más rápido experimentemos un encuentro con el Maestro, es mejor. Los padres de los niños sentían una gran reverencia por Jesús, ellos deseaban que tocara a sus hijos, querían recibir de parte del Señor una bendición especial e individual para ellos. Pero es evidente que los discípulos no habían comprendido el increíble valor que Jesús daba a los niños, como parte integral de su ministerio. Quizá con argumentos como los que escuchamos hoy en día, como que los niños molestan o que los niños hacen ruido, evitaban que estos padres ilusionados presentaran sus hijos ante el Maestro. El Señor no podía pasar por alto semejante atropello, y dejo muy claro para todos, que era lo que pensaba acerca de ello.

Se indignó (v14). Sólo el evangelio de Marcos recoge esta expresión de los sentimientos de Jesús, a pasar que los otros evangelios sinópticos también incluyen este momento. Podría traducirse también como “se llenó de indignación”, y es uno de los pocos momentos en que vemos al Maestro, realmente enojado. En el griego es una palabra muy fuerte, que denota una profunda emoción, era una combinación de ira y dolor, los niños que presentan una dulce mezcla de inocencia y delicadeza, estaban siendo menospreciados por un grupo de hombres torpes y rústicos. En ese momento el Señor pronunció uno de sus más fuertes llamados de atención para sus discípulos, declaró con vos fuerte y clara: “dejen que los niños vengan a mí”, sin lugar a duda esto debió haber puesto helados a los discípulos. Estaba claro que Jesús no soportaría nunca más un comportamiento semejante, y los sentencio de esta manera: “el reino de Dios es de quienes son como ellos”, ahora no solo tenía el problema de haber cometido un error grave, también tenían que aprender a ser como esos niños a quienes habían menospreciado antes. Es posible que los niños tuvieran poco valor en la cultura judía de la época de Jesús, como también hoy, pero dejo muy claro su desacuerdo con eso.

Como un niño (v15). El Señor Jesucristo se tomó aun mas tiempo para explicar a todos los presentes, que en la misma naturaleza de los niños, esta la clave para entrar en el Reino de Dios. Dijo: “el que no reciba el reino de Dios como un niño”, esto motiva a la pregunta ¿de qué manera recibe el Reino de Dios un niño? La mejor respuesta que he encontrado, es que el niño aprende a obedecer a sus padres de un modo sencillo y sin quejas. Que bien nos vendría a todos obedecer al Señor de esa manera. Jesús presenta aquí al niño con una obediencia simple, amante y confiada como el modelo para los adultos  para entrar en el reino. De manera específica, la forma en que los niños llegaban a Jesús, es una ilustración de la forma en que cada uno de nosotros debería acercase a él. Quizá muchos de ellos no podrían comprender la profundidad teológica de algunos de los sermones del Maestro, pero eso no representaba ningún problema para disfrutar su presencia. El evangelio no se trata de un mero ejercicio académico, en que se busca obtener un título o diploma, se trata más bien de establecer una relación personal con nuestro Señor y Salvador, y para eso es crucial obedecer a sus mandamientos con humildad y sencillez.

Y tomándolos en los brazos (v16). Para cerrar con broche de oro, Jesús le demuestra a sus discípulos engreídos, cual es la forma correcta de tratar a los niños, recordemos que acaba de llamarles la atención por su actitud, también les dijo que tenía que aprender de ellos, y ahora les muestra como deben actuar con ellos, no se puede ser más claro que eso. Haciendo uso de un tierno abrazo, el Maestro estaba bendiciendo uno a uno a los niños que le llevaban. ¿Qué tan importantes son los niños para el Señor? Él se toma el tiempo de atender a cada uno. Debe hacer sido un momento extremadamente emocionante para los padres y los niños, el Rey de Reyes les estaba otorgando una posición privilegiada en su ministerio, era una sensación que quizá nunca habían experimentado en sus vidas. Quizá había una larga fila de adultos esperando su turno para dirigirse al Señor, quizás habían solicitado una audiencia exclusiva por medio de alguno de sus importantes ministros, los discípulos montaban guardia alrededor de él como si fueran guardaespaldas de una famosa celebridad, pero él rompió todo el protocolo de seguridad y dio la orden que los niños entraran sin ningún tipo de impedimento. Ahora está claro quien tiene la máxima prioridad en el Reino de Dios.

CONCLUSIÓN

El Señor Jesucristo, otorgó un lugar privilegiado a los niños en su ministerio. Ellos tenían acceso sin restricciones a él. Siempre eran recibidos con ternura y la atención de sus necesidades se consideraba como la máxima prioridad. Los padres deseaban que sus hijos fueran bendecidos por Jesús, que pusiera sus manos sobre ellos y orara, de modo que se cumpliera el propósito de Dios para sus vidas. Cuando en una ocasión los discípulos intentaron impedir que los niños se acercaran, recibieron una reprensión ejemplar, les fue ordenado que aprendieran de ellos, y se les demostró la forma de tratarlos, de modo que no quedara la menor duda acerca de la preferencia que tenía el Maestro por ellos. La forma misma en que ellos se relacionaban con Jesús, es un ejemplo de la forma en que todos debemos acercarnos a él, con la más sincera sencillez y obediencia. Un hombre o una mujer nunca son tan importantes, como cuando se agachan, para atender a un niño. La forma más estratégica, en que una iglesia puede invertir sus recursos, es ministrando a los niños, no hay nada mas importante que cambiar la eternidad de una persona, y cuando se hace a corta edad, quitamos importantes obstáculos para que la obra del Señor avance.

LA DECISIÓN MÁS IMPORTANTE DE SU VIDA

Dios le ama, y entregó a su hijo Jesucristo es rescate por usted (Juan 3:16). A pesar que todos los seres humanos somos pecadores, y esto nos condena a la muerte eterna (Romanos 3:23). La consecuencia del pecado es la muerte, pero Dios le ofrece un regalo, la salvación por medio de Jesús (Romanos 6:23). Usted puede ser un hijo de Dios, recibiendo a Jesús como su salvador, creyendo en su nombre (Juan 1:12). La forma de hacer esto, es confesar nuestros pecados a él en oración;  él que es fiel y justo, le perdonará (1 Juan 1:9). No espere más, él esta tocando la puerta de su corazón en este momento, para iniciar una relación personal con usted, que cambiará su eternidad (Apocalipsis 3:20). Recíbalo como su Salvador hoy.


lunes, 28 de julio de 2014

FIRMES E INCONMOVIBLES (1 Corintios 15:58)




 FIRMES E INCONMOVIBLES

Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. 1 Corintios 15:58 RVR

INTRODUCCION

La palabra de Dios nos anima a enfrentar la vida cristiana como una batalla, en la que se requiere que seamos firmes e inconmovibles, manteniendo un crecimiento espiritual constante, sin perder de vista que todo lo que hacemos por la obra es tomado en cuenta por el Señor. Le animo a escudriñar en la escritura para comprender estas verdades de forma personal y profunda.

ESTUDIO

Firmes e inconmovibles. Mientras caminamos en la vida cristiana, diversas situaciones pueden hacer tambalear nuestra fe. El Apóstol Pablo nos exhorta a mantenernos firmes. Tenemos una posición que defender, hemos sido comisionados para pelear ahí, y aunque la lucha arrecie, huir no es una opción, mantendremos en alto nuestra bandera, aunque nos cueste nuestro último aliento.

La obra de Dios requiere de hombres y mujeres que se enfrenten cara a cara con el infierno, esto requiere firmeza en lo mental y en lo espiritual. Es una lucha que tendremos que enfrentar todos los días de nuestra vida, y en una campaña larga las emociones pueden traicionarnos, por lo que la palabra nos llama también a ser inconmovibles, es decir imperturbables, actuando siempre por convicción.

Progresando siempre. Mantener nuestra posición no es suficiente, hemos sido llamados a conquistar,  ganar terreno. No aguantamos nuestra posición, que aguante el enemigo, nosotros avanzamos. Satanás solo tiene dos opciones: replegarse y huir o sufrir las consecuencias. En esta guerra no se toman prisioneros, vencer o morir es nuestra consigna. No nos guardamos para otra pelea, entregamos todo en cada enfrentamiento.

El deseo de Dios para los ministerios es que crezcan, el mismo otorgó dones necesarios para realizar diferentes formas de ministerio, a fin de que su pueblo sea entrenado en todas las disciplinas necesarias para lograrlo (Efesios 4:11-13). En lo personal, cada cristiano tiene una batalla que pelear cada día. Me encantaría terminar esa batalla con la solvencia que tuvo el Apóstol Pablo (2 Timoteo 4:7).

Su trabajo no es en vano. En una campaña tan grande como esta, de la que depende la eternidad de las personas, resulta fácil sentir que estamos solos en la playa, como le pasó en alguna oportunidad al Profeta Elías. Pero muchos otros están peleando en esta misma guerra, junto a nosotros o en otros frentes. Dios tiene cuidado de cada operación, de la ubicación de cada unidad táctica ministerial.

El ministerio de la iglesia aquí en la tierra es extremadamente importante, debido a que Dios lo utiliza para cambiar la eternidad de la personas. El alcance de su ministerio puede parecerle pequeño, un grupo con poca asistencia, sus compañeros de oficina, sus vecinos o su familia. Pero nada en la obra de Dios es pequeño, él puede tomar cinco panes y dos paces para alimentar a cinco mil personas (Mateo 14:13-21).

Satanás usa diferentes armas para evitar que los hijos de Dios cumplan con el ministerio que se les ha encomendado, en algunas ocasiones es la pereza (Proverbios 19:24), en otras puede ser el orgullo (Proverbios 21:4), para otros pueden ser las adicciones o cadenas de pecado que nos asedian (Hebreos 12:1); cualquiera que sea el caso, repelamos el ataque y avancemos en la obra.

CONCLUSIÓN

Hemos visto en la escritura que la firmeza con la que debemos enfrentar la vida cristiana, es similar a la requerida por un soldado en batalla, avanzando en todo momento, sin tomar descansos, ganando terreno a Satanás, cambiando la eternidad de las personas. El desanimo y otras afecciones emocionales pueden atacarnos, pero nos consuela que todo en la obra de Dios es valioso y tendrá una recompensa en el cielo.

LA DECISIÓN MÁS IMPORTANTE DE SU VIDA

Dios le ama, y entregó a su hijo Jesucristo es rescate por usted (Juan 3:16). A pesar que todos los seres humanos somos pecadores, y esto nos condena a la muerte eterna (Romanos 3:23). La consecuencia del pecado es la muerte, pero Dios le ofrece un regalo, la salvación por medio de Jesús (Romanos 6:23). Usted puede ser un hijo de Dios, recibiendo a Jesús como su salvador, creyendo en su nombre (Juan 1:12). La forma de hacer esto, es confesar nuestros pecados a él en oración;  él que es fiel y justo, le perdonará (1 Juan 1:9). No espere más, él esta tocando la puerta de su corazón en este momento, para iniciar una relación personal con usted, que cambiará su eternidad (Apocalipsis 3:20). Recíbalo como su Salvador hoy.