lunes, 28 de julio de 2014

FIRMES E INCONMOVIBLES (1 Corintios 15:58)




 FIRMES E INCONMOVIBLES

Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. 1 Corintios 15:58 RVR

INTRODUCCION

La palabra de Dios nos anima a enfrentar la vida cristiana como una batalla, en la que se requiere que seamos firmes e inconmovibles, manteniendo un crecimiento espiritual constante, sin perder de vista que todo lo que hacemos por la obra es tomado en cuenta por el Señor. Le animo a escudriñar en la escritura para comprender estas verdades de forma personal y profunda.

ESTUDIO

Firmes e inconmovibles. Mientras caminamos en la vida cristiana, diversas situaciones pueden hacer tambalear nuestra fe. El Apóstol Pablo nos exhorta a mantenernos firmes. Tenemos una posición que defender, hemos sido comisionados para pelear ahí, y aunque la lucha arrecie, huir no es una opción, mantendremos en alto nuestra bandera, aunque nos cueste nuestro último aliento.

La obra de Dios requiere de hombres y mujeres que se enfrenten cara a cara con el infierno, esto requiere firmeza en lo mental y en lo espiritual. Es una lucha que tendremos que enfrentar todos los días de nuestra vida, y en una campaña larga las emociones pueden traicionarnos, por lo que la palabra nos llama también a ser inconmovibles, es decir imperturbables, actuando siempre por convicción.

Progresando siempre. Mantener nuestra posición no es suficiente, hemos sido llamados a conquistar,  ganar terreno. No aguantamos nuestra posición, que aguante el enemigo, nosotros avanzamos. Satanás solo tiene dos opciones: replegarse y huir o sufrir las consecuencias. En esta guerra no se toman prisioneros, vencer o morir es nuestra consigna. No nos guardamos para otra pelea, entregamos todo en cada enfrentamiento.

El deseo de Dios para los ministerios es que crezcan, el mismo otorgó dones necesarios para realizar diferentes formas de ministerio, a fin de que su pueblo sea entrenado en todas las disciplinas necesarias para lograrlo (Efesios 4:11-13). En lo personal, cada cristiano tiene una batalla que pelear cada día. Me encantaría terminar esa batalla con la solvencia que tuvo el Apóstol Pablo (2 Timoteo 4:7).

Su trabajo no es en vano. En una campaña tan grande como esta, de la que depende la eternidad de las personas, resulta fácil sentir que estamos solos en la playa, como le pasó en alguna oportunidad al Profeta Elías. Pero muchos otros están peleando en esta misma guerra, junto a nosotros o en otros frentes. Dios tiene cuidado de cada operación, de la ubicación de cada unidad táctica ministerial.

El ministerio de la iglesia aquí en la tierra es extremadamente importante, debido a que Dios lo utiliza para cambiar la eternidad de la personas. El alcance de su ministerio puede parecerle pequeño, un grupo con poca asistencia, sus compañeros de oficina, sus vecinos o su familia. Pero nada en la obra de Dios es pequeño, él puede tomar cinco panes y dos paces para alimentar a cinco mil personas (Mateo 14:13-21).

Satanás usa diferentes armas para evitar que los hijos de Dios cumplan con el ministerio que se les ha encomendado, en algunas ocasiones es la pereza (Proverbios 19:24), en otras puede ser el orgullo (Proverbios 21:4), para otros pueden ser las adicciones o cadenas de pecado que nos asedian (Hebreos 12:1); cualquiera que sea el caso, repelamos el ataque y avancemos en la obra.

CONCLUSIÓN

Hemos visto en la escritura que la firmeza con la que debemos enfrentar la vida cristiana, es similar a la requerida por un soldado en batalla, avanzando en todo momento, sin tomar descansos, ganando terreno a Satanás, cambiando la eternidad de las personas. El desanimo y otras afecciones emocionales pueden atacarnos, pero nos consuela que todo en la obra de Dios es valioso y tendrá una recompensa en el cielo.

LA DECISIÓN MÁS IMPORTANTE DE SU VIDA

Dios le ama, y entregó a su hijo Jesucristo es rescate por usted (Juan 3:16). A pesar que todos los seres humanos somos pecadores, y esto nos condena a la muerte eterna (Romanos 3:23). La consecuencia del pecado es la muerte, pero Dios le ofrece un regalo, la salvación por medio de Jesús (Romanos 6:23). Usted puede ser un hijo de Dios, recibiendo a Jesús como su salvador, creyendo en su nombre (Juan 1:12). La forma de hacer esto, es confesar nuestros pecados a él en oración;  él que es fiel y justo, le perdonará (1 Juan 1:9). No espere más, él esta tocando la puerta de su corazón en este momento, para iniciar una relación personal con usted, que cambiará su eternidad (Apocalipsis 3:20). Recíbalo como su Salvador hoy.


lunes, 11 de noviembre de 2013

NADA ME FALTARÁ (Salmo 23)



NADA ME FALTARÁ (Salmo 23)

 



INTRODUCCIÓN

En ocasiones los hijos de Dios tenemos que pasar por desiertos, momentos de necesidades físicas como el alimento o la salud, emocionales como el amor y la aceptación, o espirituales como la salvación y la regeneración. Pero podemos experimentar gran fortaleza y llenarnos de fe cuando sabemos, que a pesar de las circunstancias que la vida presenta, tenemos un pastor bueno que esta interesado en nuestro bienestar, y nos llevará a pastos verdes, donde habrá descanso y provisión todos los días.

ESTUDIO

1.       Jehová es mi pastor; nada me faltará. Esta hermosa declaración al inicio del salmo del pastor, llena de tranquilidad el corazón de los creyentes a lo largo del mundo. Nuestro Señor Jesucristo declaró que mientras estemos en este mundo tendremos aflicciones (Juan 16:33), pero inmediatamente nos recuerda que él es mas poderoso que esas aflicciones. Nos recuerda que él las ha vencido con el poder de Su Palabra. Cuando su corazón esté a punto de desfallecer, recuerde esta palabra que viene directamente de nuestro Padre Celestial, Él es Nuestro Pastor. Aquellos que hemos recibido a Jesús como Nuestro Salvador, somos sus ovejas. Siempre que estemos bajo su cuidado, nada faltará. Con gusto quiero enfatizar en la palabra que uso nuestro Señor en esta declaración: Nada. Ninguna cosa que sea necesaria hará falta, Él es nuestro proveedor (2 Corintios 9:10) y nuestro protector (Salmo 121:5). 

2.       En lugares de delicados pastos me hará descansar. Dios es bueno, y siempre buscará lo mejor para sus hijos. Él puede brindarnos un lugar para descansar de todas nuestras aflicciones. Un espacio físico o espiritual en que nuestro corazón encuentre reposo. Suave, acogedor, fresco, donde podemos liberarnos de las pesadas cargas de la vida (Mateo 11:29), es la misma presencia de Dios con nosotros, sin importar el lugar donde estemos. Junto a aguas de reposo me pastoreará. Ese lugar de descanso para nuestro corazón, también es un lugar de provisión, donde el Señor pone a nuestra disposición el agua de la vida. Su Palabra es esa agua de vida que refresca nuestro espíritu, nos purifica, y nos llena de energía para seguir el camino (Juan 7:37).

3.       Confortará mi alma. Dios conoce de lo que tenemos necesidad, conoce nuestros más profundos sentimientos. Cuando estamos desanimados desea llenarnos de aliento. Cuando estamos cansados desea darnos descanso. Solo debemos quitar todo el ruido de nuestra alma, que evita que escuchemos sus suaves arrullos. Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Hemos sido creados para el deleite del Señor, y no hay nada que lo alegre más que nuestra obediencia, que andemos por el camino derecho. Hemos sido creados para buenas obras (Efesios 2:10), para caminar en justicia. No perdamos el tiempo en truhanerías que no sirven para nada.

4.       Aunque ande en valle de sombra de muerte. Cuando las situaciones de este mundo, la carne o el mismo Satanás, arremeten contra los hijos de Dios, podemos experimentar una sensación de caer en un agujero profundo, donde parece que no hay salida, la depresión puede hacerse presente, y hasta podemos llegar a pensar que nuestra vida no tiene sentido, y la sombra de la muerte parece que nos cubre.  No temeré mal alguno. Pero el creyente, a pesar de estos sentimientos, que son naturales a los seres humanos, puede llenar su corazón de coraje, arremeter con valor, y pronunciar con autoridad, que nuestro Dios ha vencido a la misma muerte, y no tenemos nada que temer (Juan 10:17). Porque tú estarás conmigo. Pero esta firme convicción solo puede proceder de una relación íntima y personal con Dios, donde conozcamos su carácter y su voluntad, en que podamos experimentar su presencia como un poderoso gigante (Jeremías 20:11). Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Como todo pastor, nuestro Señor tiene herramientas para brindarnos su cuidado, una vara para arremeter contra toda bestia que se atreva a poner en peligro la vida de sus ovejas, un brazo fuerte (Deuteronomio 26:8), y un cayado para acercarnos amorosamente a Él cuando necesitemos de su consuelo, sin descuidarse un tan solo segundo de nosotros (Salmo 121:4).

5.       Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores. La protección y provisión del Señor se vuelve evidente para las personas a nuestro alrededor, incluso para nuestros detractores, Él no tiene ningún inconveniente en avergonzar a los orgullosos (Salmo 18:27), pero debemos cuidar de no llenar nuestro corazón de venganza, eso esta solo en sus manos (Deuteronomio 32:35). Unges mi cabeza con aceite. Los reyes eran ungidos con aceite (1 Samuel 16:13) era una forma de mostrar que Dios los había elegido para una misión especial y que su Espíritu Santo estaría en ellos, por tanto denota un lugar privilegiado y exclusivo para sus hijos ; es una forma también de simbolizar el bautismo en el Espíritu Santo que fue otorgado a la iglesia años después (Hechos 2:2-4), que capacita al creyente para cumplir eficazmente la tarea que nos ha encomendado de predicar el evangelio a todo el mundo, haciendo uso de señales de Su Poder (Marcos 16:17-18). Mi copa está rebosando. Cuando nuestro Señor decide bendecir, lo hace de forma extraordinaria, con gran abundancia, mucho más de lo que pedimos o entendemos (Efesios 3:20), en sus manos están todas las cosas, y Él siempre esta en control, nos anima a pedir para recibir (Mateo 7:7).

6.       Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida. Este versículo en un preciosa conclusión para todo el argumento presentado en este salmo, afirma categóricamente que en la vida de los creyentes hay bien y misericordia, tenemos un Dios bueno y actúa bondadosamente con nosotros, y cuando cometemos errores, es misericordioso para perdonarnos, Él no esta molesto con nosotros, aborrece el pecado (Josué 24:19), pero ama al pecador (Romanos 5:8). Y en la casa de Jehová moraré por largos días. Ante tal declaración de amor de nuestro Pastor, es natural que en nuestro corazón haya un profundo deseo de pasar tiempo en su presencia, conocerle más íntimamente, escuchar su voz, disfrutar de su compañía todos los días, el Rey David escribió que prefería un día en la presencia del Señor, que mil lejos de Él (Salmo 84:10).

CONCLUSIÓN

Cuando Dios es nuestro pastor, podemos tener plena certeza que nada nos hará falta. Aquello que necesitamos para suplir nuestras necesidades físicas, emocionales y espirituales será provisto nuestro pastor. Cuando estemos pasando por momentos de dificultad, puede llenarnos de valor, ayudándonos a caminar por el camino derecho para que seamos gloria para su nombre. Las presiones del mundo, la carne y el pecado pueden llevarnos a gran desconsuelo, pero nuestro pastor puede librarnos del miedo, permaneciendo junto a nosotros, defendiéndonos y consolándonos. Traerá gran provisión a nuestra vida, que abundará y sobrará. No tendremos la menor duda que Dios es bueno con nosotros, y esta dispuesto a perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.

LA DECISIÓN MÁS IMPORTANTE DE SU VIDA

Dios le ama, y entregó a su hijo Jesucristo es rescate por usted (Juan 3:16). A pesar que todos los seres humanos somos pecadores, y esto nos condena a la muerte eterna (Romanos 3:23). La consecuencia del pecado es la muerte, pero Dios le ofrece un regalo, la salvación por medio de Jesús (Romanos 6:23). Usted puede ser un hijo de Dios, recibiendo a Jesús como su salvador, creyendo en su nombre (Juan 1:12). La forma de hacer esto, es confesar nuestros pecados a él en oración, y él que es fiel y justo, le perdonará (1 Juan 1:9). No espere más, él esta tocando la puerta de su corazón en este momento para iniciar una relación personal con usted, que cambiará su eternidad (Apocalipsis 3:20). Recíbalo como su Salvador hoy.


miércoles, 1 de mayo de 2013

LOS MÁS FIELES SOLDADOS DEL REY (2 Timoteo 2)

LOS MÁS FIELES SOLDADOS DEL REY (2 Timoteo 2)

Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. 2 Timoteo 2:3






INTRODUCCIÓN

El Apóstol Pablo escribió a su hijo en la fe Timoteo una descripción sobre el carácter de un cristiano. Estos principios tienen mucha relación con la disciplina de la vida militar. Somos soldados de un ejército, estamos llamados a ser fieles, y esta porción de la escritura nos muestra como podemos ser los soldados más fieles al servicio del Rey del universo. ¡Que gran honor! Ser tomado en cuenta para forma parte de un equipo élite para enfrentar a las fuerzas del infierno, y tener la garantía que saldremos victoriosos, por el poder de nuestro Comandante General, el Señor Jesucristo.

1.    ESFUÉRZATE EN LA GRACIA (v1)

Un soldado fiel se esfuerza. El camino del cristiano esta lleno de satisfacciones, especialmente de carácter espiritual, pero desde el punto de vista humano, puede volverse en ocasiones difícil. La respuesta del Apóstol Pablo ante esta situación es “esfuérzate”. El Señor Jesucristo dijo que en el mundo tendríamos aflicción, pero que podíamos confiar en él, puesto que él ya ha vencido al mundo (Jn. 16:33). Podemos enfrentar situaciones difíciles en nuestra vida cristiana, recuerde que para el mundo el estilo de vida cristiano es una locura (1 corintios 2:14), pero el llamado de nuestro Señor es a esforzarnos, a no bajar la guardia, a pelear hasta el último aliento, puesto que el resultado ya es conocido, somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó y se entregó a si mismo por nosotros (Rom. 8:37).

2.    SUFRE PENALIDADES (v3)

Un soldado fiel sufre penalidades. No siempre hay una forma fácil de hacer algo difícil. Cuando el cristiano enfrenta una dificultad, para la que no hay forma de sortearla, lo que tiene que hacer es “enfrentarla”. No vamos a darnos la vuelta y correr - ¡no!  ¡De ninguna manera! – nuestro general esta al frente, y él nunca a perdido una batalla. Así que al toro bravo, a los cuernos. Si me quieren, me tienen. No vamos a andar con rodeos. No se trata de un paseo por el parque. Se trata de cambiar la eternidad de las personas. Satanás no esta jugando a hacernos pecar, quiere nuestras vidas. Pero no solo no vamos a entregarle nuestra vida, sino que vamos a sacar del infierno tantas almas como podamos. Desde el tiempo de Juan Bautista hasta hoy, el reino de los cielos sufre violencia, y son los violentos los que lo arrebatan. ¿Sufriremos? ¡Con gusto! Todos podemos salir heridos alguna vez, así son las guerras. Servimos al que enjuga toda lágrima y cura toda herida, así que no hay excusa, no vamos a darle tregua.

3.    MANTENTE ENFOCADO (v4)

Un soldado fiel se mantiene enfocado. Tenemos un llamado específico y debemos actual en consecuencia a él. Sabemos bien que no todos podemos ejercer el ministerio a tiempo completo, la mayoría tenemos que ejercer el ministerio de forma bi-vocacional, incluso el mismo Apóstol Pablo lo hizo de esa manera, por lo que no es una excusa para la mediocridad. Sea cual sea tu llamado, ¡cumple tu ministerio! Fuimos llamados para un propósito real, un propósito eterno. Hemos de pelear esta guerra desde la trinchera que nuestro Señor nos asigno, no enredarnos en cuestiones fuera de la centro de la voluntad de Dios.

Quiero recordarle la historia de Samgar (Jueces 3:31) uno de los primeros seis jueces menores de Israel, un humilde campesino pero con un corazón de guerrero. La Biblia nos relata como en una oportunidad por medio de una simple aguijada de bueyes, un instrumento de trabajo para dirigir animales de granja, se enfrento a un ejército de filisteos, tomando la vida de seiscientos hombres. Nada mal para un  agricultor sin mayor instrucción. Samgar tenía claro que por difícil que pudiera ser la situación, rendirse no era una opción. Su vida y la vida de su familia estaban en juego, por lo que tomo aquello que Dios le había entregado para trabajar y sin vacilación desafió a los perversos filisteos, propinándoles una espléndida paliza. Un soldado fiel no “aguanta” su posición, que aguante el enemigo, nosotros avanzamos.

4.    LUCHA LEGÍTIMAMENTE (v5)

Un soldado fiel lucha legítimamente. Como los más files soldados del Rey, tenemos un código de honor, un reglamento que respetar, la Palabra del Rey es nuestra ley. Que provecho tenemos si ganamos todo el mundo y perdemos nuestra alma (Mt. 16:26). Podemos hacer grandes obras, milagros y prodigios; pero si no hemos sido fieles a la ley, no somos más que mercenarios, y nuestro justo Rey puede condenarnos como a cualquier hacedor de maldad (Mt. 7:22-23). La lucha legítima gana almas, prediquemos todo el tiempo, y si es necesario hablemos. Mostramos la grandeza de nuestro Rey, por medio de nuestra vida. Somos sus embajadores en esta tierra, respetables dignatarios del Reino (2 Corintios 5:20), actuemos en consecuencia a ello. Más vale dominarse a si mismo que conquistar ciudades (Pr. 16:32).

5.    TRABAJA DURO (v6)

Un soldado fiel trabaja duro. De manera similar a la forma en que trabaja duro un labrador en el campo, un soldado fiel trabaja duro siempre. No podemos ser flojos y holgazanes cuando hay un trabajo que hacer, levantemos nuestro ánimo, no podemos intimidarnos por la dificultad de la tarea (Pr. 24.10). Hemos sido llamados para una labor difícil, el sol puede quemarnos, la sed puede hacerse presente, no perdamos de vista que la única forma de cosechar, es salir al campo, preparar la tierra, sembrar la semilla, regar la tierra, abonar la plantación, mantener a las plagas lejos. Este esfuerzo no tiene por qué limitarse a nuestras actividades ministeriales. Todo lo que hagamos, hagámoslo de corazón, como para el Señor y no para los hombres (Col. 3:23), pongamos todo nuestro esfuerzo, luchemos con valor.

CONCLUSIÓN

Un soldado fiel debe esforzarse para cumplir su misión; con seguridad tendremos que padecer algunas dificultades y estamos preparados para ello; pase lo que pase nos mantendremos enfocados en nuestro cometido; luchando legítimamente por medio del  cumplimiento de la ley de nuestro Rey; trabajando duro, entregando todo lo que tenemos, hasta la vida si fuera necesario, para echar mano de la vida eterna (1 Timoteo 6:19).

LA DECISIÓN MÁS IMPORTANTE DE SU VIDA

Dios le ama, y entregó a su hijo Jesucristo es rescate por usted (Juan 3:16). A pesar que todos los seres humanos somos pecadores, y esto nos condena a la muerte eterna (Romanos 3:23). La consecuencia del pecado es la muerte, pero Dios le ofrece un regalo, la salvación por medio de Jesús (Romanos 6:23). Usted puede ser un hijo de Dios, recibiendo a Jesús como su salvador, creyendo en su nombre (Juan 1:12). La forma de hacer esto, es confesar nuestros pecados a él en oración, y él que es fiel y justo, le perdonará (1 Juan 1:9). No espere más, él esta tocando la puerta de su corazón en este momento para iniciar una relación personal con usted, que cambiará su eternidad (Apocalipsis 3:20). Recíbalo como su Salvador hoy.







martes, 12 de marzo de 2013

EL PODER TERAPEUTICO DEL PERDON (Proverbios 28:13)



INTRODUCCIÓN

Todos hemos cometido alguna vez errores en la forma que llevamos nuestras relaciones con otras personas, sean compañeros de trabajo, familiares o amigos. Estos errores pueden tener consecuencias en el clima organizacional, en la convivencia familiar o en las relaciones de amistad. Lo importante del caso es la forma en que enfrentamos estas consecuencias, y de forma especial como podemos restaurar una relación dañada.

1.    RECONOCIENDO NUESTRO ERROR

Proverbios 28:13  Quien encubre su pecado jamás prospera; 
quien lo confiesa y lo deja,  halla perdón.
   
El primer reto que enfrentamos al manejar nuestros errores es reconocer que nos hemos equivocado, es especialmente difícil cuando estamos en una posición de autoridad, pensamos que eso puede afectar negativamente la relación con nuestros colaboradores, pero a la larga es más saludable que asumir una posición falsa infalibilidad. Somos humanos y cometemos errores, nosotros lo sabemos y las personas a nuestro alrededor también. Muchas veces el único impedimento real para reconocerlo de forma pública es nuestro orgullo.

2.    ARREPENTIMIENTO SINCERO

Joel 2:12  "Ahora bien afirma el Señor,
vuélvanse a mí de todo corazón,
con ayuno, llantos y lamentos."

Otro punto crucial respecto de la forma en que enfrentamos nuestros errores, es cambiar de dirección. De nada sirve nuestro reconocimiento público, si el comportamiento errático sigue presentándose con regularidad, sin aparente remordimiento. Aun podemos cometer errores, pero no de forma intencional. Es comportamiento no solo afecta nuestras relaciones laborales, puede ser negativo también a nivel personal. Nuestras sinceras palabras deben ser acompañadas de un ejemplo de vida consecuente.

3.    RECIPROCIDAD DEL PERDÓN

Mateo 6:14   "Porque si perdonan a otros sus ofensas,  también los perdonará a ustedes su Padre celestial. “

Un principio básico en la búsqueda del perdón, se encuentra en la naturaleza misma de los seres humanos, somos falibles. Cometemos errores, ofendemos  a la gente, de forma voluntaria o involuntaria. Sea en una relación de pares, o en una relación entre autoridad y subordinado, pedir y recibir perdón deberías ser parte de la vida diaria. Tarde o temprano estaremos en una situación en la que necesitaremos el perdón. Cuando hay muestras de sinceridad en la petición, y no es algo que sea vuelto recurrente, vale la pena brindar la oportunidad del perdón.

4.    UNA OPORTUNIDAD PARA EMPEZAR DE NUEVO

Job 8:5-6  Pero si tú vuelves la mirada a Dios, 
si le pides perdón al Todopoderoso,
y si eres puro y recto, 
él saldrá en tu defensa
y te devolverá el lugar que te corresponde.

Un enfoque más positivo respecto al perdón, esta en la oportunidad que brinda a las personas de reconstruir relaciones. Esta es una aplicación más personal que profesional. Errores como las ofensas y el maltrato, en ocasiones pueden ocurrir de manera involuntaria, o al menos sin premeditación, especialmente en lo que respecta a las consecuencias emocionales para otras personas. Cuando se presenta una situación de este tipo las relaciones pueden destruirse o al menos resultar seriamente dañadas. El perdón es una oportunidad para iniciar nuevamente una relación, como con una hoja en blanco o casi en blanco.

CONCLUSIÓN

Como seres humanos cometemos errores, pero la novedad esta en la forma en que podemos enfrentar sus consecuencias. En forma positiva podemos reconocer nuestro error y apartarnos. El perdón tiene efectos positivos tanto en el agresor como en la victima, y brinda una oportunidad para restablecer relaciones.

LA DECISIÓN MÁS IMPORTANTE DE SU VIDA

Dios le ama, y entregó a su hijo Jesucristo es rescate por usted (Juan 3:16). A pesar que todos los seres humanos somos pecadores, y esto nos condena a la muerte eterna (Romanos 3:23). La consecuencia del pecado es la muerte, pero Dios le ofrece un regalo, la salvación por medio de Jesús (Romanos 6:23). Usted puede ser un hijo de Dios, recibiendo a Jesús como su salvador, creyendo en su nombre (Juan 1:12). La forma de hacer esto, es confesar nuestros pecados a él en oración, y él que es fiel y justo, le perdonará (1 Juan 1:9). No espere más, él esta tocando la puerta de su corazón en este momento para iniciar una relación personal con usted, que cambiará su eternidad (Apocalipsis 3:20). Recíbalo como su Salvador hoy.

jueves, 28 de febrero de 2013

UN TESORO EN UNA VASIJA DE BARRO (2 Corintios 4:7)


Cuando Dios nos dio la buena noticia, puso, por así decirlo, un tesoro en una frágil vasija de barro. Así, cuando anunciamos la buena noticia, la gente sabe que el poder de ese mensaje viene de Dios y no de nosotros, que somos tan frágiles como el barro. (2 Corintios 4:7)



INTRODUCCIÓN

Los creyentes somos como vasijas de barro, muy frágiles, de un material común, de bajo costo, y para muchos hasta insignificantes. Pero Dios decidió poner un tesoro en estos comunes recipientes. Puso su Espíritu Santo lleno de poder, y puso un mensaje que cambia la eternidad de las personas. Simplemente impresionante.

1.    DIOS ES BUENO Y NOS PERMITE SERVIRLE (V1)

La bondad de Dios se expresa de muchas maneras, es nuestro protector, nuestro sanador, nuestro consolador, nuestro amigo, nuestro padre, y toma muchas facetas más. Pero no podemos olvidar una parte muy importante de su bondad, y es que nos permite servirle. Permite que seres humanos imperfectos, llenos de defectos, muchas veces rebeldes y tercos, sean utilizados para propósitos sublimes. Nos permite servirle en ministerios para su gloria y honra. ¡Que privilegio más increíble! Saber que el Dios creador del universo, santo y justo; piensa en mi como un instrumento útil para él.

2.    CRISTO NOS MUESTRA LA GRANDEZA DE DIOS (V4)

El mensaje central del evangelio, y de la Biblia completa, es la grandeza de Jesús. Todo apunta a su divina personalidad, su poder, y su amor. Cuando estudiamos diligentemente las escrituras, dedicamos tiempo a la oración, y disfrutamos de hermosos momentos de alabanza, cultivamos nuestra relación personal con él. Pero no podemos olvidar una parte muy importante del ministerio de Jesús, él nos muestra la grandeza de Dios. Un Dios perfecto que no tiene comunión con el pecado, decidió convertirse en un hombre, para acercarse al ser humano pecador, y mostrar su gloria personalmente, de forma directa, en la vida de los creen.

3.    UN TESORO EN UNA FRÁGIL VASIJA DE BARRO (V7)

Las buenas noticias del evangelio, son un verdadero tesoro, esperado por toda la humanidad, desde su principio. Cuando en el Jardín del Edén, Adán y Eva comieron del fruto, la humanidad completa fue puesta en maldición, pero se hizo una promesa, un día nacería un hombre que destruiría el imperio de la muerte, un paladín poderoso, un salvador, nuestro Señor Jesucristo, el deseado de las naciones, que salva a todo aquel que cree en él. Y este maravilloso mensaje fue confiado a los mismos imperfectos pecadores, frágiles como vasijas de barro, de manera que no quede la menor duda, este mensaje no sale de los simples y quebradizos hombres, es un mensaje del omnipotente y eterno Dios, lento para la ira y grande en misericordia.

4.    JESÚS TIENE PODER PARA DAR VIDA A LOS MUERTOS (V10-11)

En todo el mundo, los cristianos son perseguidos, seguramente en unos países más que en otros. Muchos pagan con su vida su fe en Jesús, todos los días. Por la obediencia a Su Palabra muchos están en constante peligro de muerte. Pero la actitud de estos valientes cristianos, le muestra al mundo que nuestro Jesús tiene poder para dar vida a los muertos. Cuando los gobiernos y organizaciones represivas piensan que nadie puede soportar semejante persecución, tortura y martirio; la inquebrantable fe de unos pocos, levanta el espíritu de muchos, y Jesús hace surgir vida de la muerte.

5.    YO CONFIÉ EN DIOS, Y POR ESO HABLÉ (V13)

El escritor del Salmo 116, en el versículo 10, reconoce que esta muy afligido, pero a pesar de la aflicción, mantenía la fe en su Dios. Pablo cita este salmo, recordando a los creyentes, que la predicación del evangelio, es una consecuencia natural a la fe, a pesar de las aflicciones. No se trata de compartir las buenas nuevas solo cuando nos encontremos en momentos de alegría, sino también en momentos de angustia. Dios puede usar nuestras palabras para ministrar la vida de otros, y no se trata de nosotros, siempre se trata de él. Solo somos instrumentos, extremadamente frágiles, pero que Dios se place en utilizar, para impactar la eternidad de otras personas.

CONCLUSIÓN

La bondad de Dios, que nos permite servirle  a pesar de nuestros defectos, tener una relación personal con él por medio de Jesucristo, y contemplar su grandeza, es simplemente sorprendente. Es como poner un preciado tesoro en una simple vasija de barro. Esta fragilidad nos ayuda a recordar como Jesús tiene poder sobre todo aspecto de la vida, incluso la muerte. La consecuencia natural de nuestra fe, debe ser compartir este maravilloso mensaje con otros, que aun se encuentran muertos en delitos y pecados, impactando su eternidad, cambiando su destino, de eterna condenación a eterna vida.

LA DECISIÓN MÁS IMPORTANTE DE SU VIDA

Dios le ama, y entregó a su hijo Jesucristo es rescate por usted (Juan 3:16). A pesar que todos los seres humanos somos pecadores, y esto nos condena a la muerte eterna (Romanos 3:23). La consecuencia del pecado es la muerte, pero Dios le ofrece un regalo, la salvación por medio de Jesús (Romanos 6:23). Usted puede ser un hijo de Dios, recibiendo a Jesús como su salvador, creyendo en su nombre (Juan 1:12). La forma de hacer esto, es confesar nuestros pecados a él en oración, y él que es fiel y justo, le perdonará (1 Juan 1:9). No espere más, él esta tocando la puerta de su corazón en este momento para iniciar una relación personal con usted, que cambiará su eternidad (Apocalipsis 3:20). Recíbalo como su Salvador hoy.

lunes, 9 de abril de 2012

MAJESTUOSO REY (Hebreos 1:3)


MAJESTUOSO REY

Nada se compara a la Gloria de nuestro Señor Jesucristo, Señor de todo desde la eternidad y hasta la eternidad. Tampoco hay algo semejante al profundo amor que tiene por los seres humanos, y al sacrificio que hizo por nosotros por medio de su obra redentora.


 
“El Hijo es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que él es, y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la derecha de la Majestad en las alturas” Hebreos 1:3 (NVI)

INTRODUCCIÓN

¿Tenemos algo de que enorgullecernos frente a Jesús? ¿Hay algo que podamos hacer para sorprenderlo? ¿Podemos igualar en alguna forma su sacrificio por nosotros? De forma categórica puedo afirmar que en ninguna manera eso es posible. 

Cuando comprendemos un poco de la Majestad de Nuestro Señor Jesucristo, toda nuestra falsa gloria, fama, habilidad y conocimiento se reducen a simple vanidad. Nada que podamos hacer o construir, decir o escribir, cantar o pintar, ganar o comprar, sufrir o dar, puede si quiera aproximarse a la impresionante naturaleza divina de Cristo; y mucho menos a la magnitud de su sacrificio en la cruz del calvario.

ESTUDIO

Como seres humanos mortales, finitos e imperfectos, no hay forma en que podamos apreciar por completo la Gloria de Nuestro Dios, pero en su infinita bondad, Dios decidió revelarse a los hombres de muchas formas, siendo la más perfecta de estas revelaciones, la persona del Señor Jesucristo.

Él nos muestra como es Dios, su Carácter, Virtud, Naturaleza, Perfección, Gloria y Majestad. Su usted quiere saber algo sobre Dios, la respuesta la encontrará en la Vida y las Palabras de Jesús. No existe otra forma de dirigirnos a Dios, más que por medio de la impresionante persona del Señor Jesucristo.

No existe nada en este mundo que no esté sometido a su Señorío, por Su Palabra, los planetas mantienen su órbita, se forman las nubes de lluvia, crecen las plantas y los animales, y los hombres pueden despertar y vivir un día más. Todo es posible por Su Palabra.

La mayor expresión de Su Amor por la humanidad se realizó por medio del Plan de Salvación, este consiste en una decisión tomada por el Señor Jesucristo en la eternidad. Él escogió despojarse de su Gloria, tomar la forma de un ser humano, humillarse así mismo, y padecer el martirio con firme carácter, para finalmente entregar Su Vida por nosotros, consumando en la cruz su obra redentora. 

Y luego, al tercer día, Su Majestad, tomó nuevamente Su Vida, venciendo a la muerte, tal y como lo había profetizado, por medio de los santos hombres que eligió para escribir el Antiguo Testamento de Su Palabra. De modo que Un Justo pagó por todos los pecados de los injustos, y nos presenta ante el Padre limpios y sin las deudas que nos condenaban a pasar una eternidad en condenación.

Finalmente, Nuestro Rey, ascendió al cielo, regresó a Su Trono, a la diestra del Padre, desde el cual reina sobre todo, haciendo misericordia, juicio y justicia, donde está atento al clamor de sus hijos, pues es Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.

Si hubiera algo de lo que podríamos sentirnos orgullosos es de entender y conocer a Su Majestad, Nuestro Rey, Jesús, y tener el privilegio de recibirle como Señor de nuestras vidas rindiendo a Él toda nuestra debilidad, para recibir su fortaleza.

CONCLUSIÓN

El Dios Todopoderoso, lleno de toda Gloria y Majestad, que creó el cielo y la tierra, y los sostiene con el poder de Su Palabra; tuvo todo esto de menos, y decidió convertirse en un ser humano, humillándose así mismo, y entregando su vida en rescate por los pecadores, murió y resucitó, puso su vida y la volvió a tomar; luego de esto ascendió nuevamente al cielo, para retomar su lugar como Majestuoso Rey de todo, he hizo todo esto, para ofrecer a los hombres la oportunidad de pasar la eternidad, llenos de gozo, en Su Presencia.

ORACIÓN
 
Señor Jesús, reconozco que fue Su Gracia la que me encontró y me salvó, y no mis insignificantes obras de piedad, así como también reconozco que mi humana debilidad jamás podrá ser semejante a Su Gloria, renuncio a cualquier intento vano por reinar sobre mí mismo, y someto mis pensamientos y voluntad a Su Eterna Majestad.

LA DECISIÓN MÁS IMPORTANTE DE SU VIDA

Todos hemos pecado, y estamos destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3:23), y el destino de los pecadores es la muerte eterna, pero Dios decidió ofrecernos como un regalo la vida eterna, por medio de Jesús (Romanos 6:23), solo tenemos que recibirlo y creer en su nombre, para ser hechos hijos de Dios (Juan 1:12), confesando nuestros pecados, él puede perdonarnos y limpiarnos de toda maldad (1 Juan 1:9). Él está tocando la puerta de su corazón este día (Apocalipsis 3:20), recíbalo como su Salvador hoy.

Atentamente

Darío Eguizábal